La Sombra del Alma

Esencia

Reencuentro

Escrito por viktor 13-05-2008 en General. Comentarios (0)

Reencuentro

 

Hoy me encuentro muy cansado, demasiado cansado. Cansado de sentir,cansado de sufrir, cansado de vivir... Ha sido realmente duro, el reencuentrocon una oportunidad perdida, que me ha recordado errores pasados, que me harecordado lo que una vez pudo ser, y que siento que ya nunca podrá llegar aser. Me atormenta el pensamiento de por qué no me di cuenta antes, por qué nolo vi. Me repito una y otra vez por qué no aproveché la ocasión. Y ahora noqueda más que lamentarme, lamerme las heridas con la esperanza de que en algúnmomento dejen de sangrar, de que en algún momento mire las cicatrices y sonríarecordando lo estúpido que fui durante una época. Pero cada vez estoy másseguro de que ese momento no llegará. Es una lástima que sienta que unas muypocas personas me aprecien, porque en estos momentos no deseo seguir mi caminohacia ningún lugar. Deseo dormir y no despertar, abandonar mi cuerpo yconvertirme en un explorador de lo inexplorado, en un descubridor del más allá.Una lástima que no me pueda abandonar a mis deseos, que no pueda huir sin miraratrás, correr y correr hasta que escupa mi malherido corazón, y después, unavez liberado de la carga seguir corriendo hasta alcanzar el horizonte yfundirme con el atardecer, en una oscuridad infinita, en una nada eterna.

 

Esta noche intentaré dormir algo, aunque tengo la sensaciónde que será sumamente difícil. Intentaré abrazar mis esperanzas y mis miedos apartes iguales, aunque sea durante un par de horas. Pero será complicado…Mañana el sol saldrá de nuevo, espero que me arrope con su calor y mereconforte. Espero que mañana todo esto haya sido un mal sueño, un producto demi imaginación, espero que mañana… aunque sea, tenga unas mínimas ganas deluchar, y prefiero no pensar que es lo que será de mí si no es así…

 

Viktor…

La soledad

Escrito por viktor 04-05-2008 en General. Comentarios (0)

La soledad

 

La soledad es como las olas que golpean las rocas de mi cordura. Su espuma se cuela por las rendijas de mi conciencia y se sumerge através de las grietas de mi alma. Se enraíza en las profundidades de mi esencia, de mi persona y consigue que oscuras semillas germinen en mi ser.Plantas de sombras, de confusión, de desorientación que eclipsan mi juicio.Plantas cuyos frutos son seres turbios, sin forma definida, que bailan su macabra danza alrededor de la hoguera de mi locura, alimentándola con el latir de sus impíos corazones y el eco de sus atroces aullidos. Acechando desde las sombras creadasde un fuego sin luz, con sus ojos inyectados en sangre clavados en mi ánima, sus melladas uñas atenazando mi corazón, y el reflejo de sus amarillentos colmillos cegando mi vista. Entes que doblegan mi voluntad hasta someterme. Engendros que conocen hasta lo más ínfimos recovecos de mi conciencia y husmean en ella hasta dar con mis debilidades para usarlas en sus siniestros proyectos. Proyectos cargados de desolación, desesperación y desconsuelo. Oscuros sentimientos que me abrazan en los albores de la noche. Me recogen en su regazo para que me acurruque a su vera y me arrullan lúgubres nanas, susurrándome al oído hasta que el sueño se apodera de mí. Momento en el cuál la realidad se distorsiona en un mundo onírico donde mis peores temores reinan, donde mis peores pesadillas campan a sus anchas y donde mis mayores dolores ondean en lo alto de interminables mástiles, para que nunca los olvide, para que nunca los deje de sentir. Un mundo de tristeza eterna donde soy el único viajero sin rumbo. Donde mis huellas se borran al perderlas de vista. Donde no existe el futuro, sólo un pasado carmesí teñido con la sangre de las heridas aún abiertas. Un mundo donde llueve eternamente, donde cada gota es una lágrima que derramé, un fragmento de mi alma que se perdió en el tiempo y que ya nunca volverá. En definitiva, mi mundo…

 

Viktor…

Reflexiones

Escrito por viktor 02-05-2008 en General. Comentarios (0)

Reflexiones


Viernes 2 de Mayo. Me apetece vaciarme, expresar mis sentimientos, vaciar mis entrañas y dejar que se tuesten al sol. Un visión muy gore, ¿no? Pues espera a mirar en el fondo de mi alma. La oscuridad se apodera poco a poco de mi ser, empiezo a perder la esperanza, corrijo, hace tiempo que empecé a perder la esperanza, pero ahora soy consciente de cuán avanzado se halla el progreso. Las fuerzas me abandonan y mi cuerpo se agota poco a poco.En momentos así tan sólo deseo un final, hace tiempo que me dejó de importar que fuera  un buen o mal final, tan sólo que acabase. ¿Demasiado pesimista para ti? La vida es pésima en sí misma, nacer para morir. Durante una buena temporada de mi vida desee dejar mi huella en este mundo, que mi recuerdo perdurase en el tiempo. Cuanto he cambiado desde entonces. Ahora veo cosas que antes se encontraban ocultas. Que más da lo que hagamos, llegado el momento moriremos, y da igual si nos recuerdan o no, llegado el momento nos dará igual, porque moriremos, y ya deberíais saber que todos morimos solos. Desde que descubrí que una vez muerto, poco me importará lo que ocurra con mi persona, veo la vida de otra manera, ¿mejor o peor? Tan sólo digamos que diferente, ya que todavía no lo tengo muy claro. Ahora os preguntareis que en que ha cambiado mi vida, pues mi vida sigue siendo la misma esencialmente, pero mi actitud hacia ella ha cambiado en gran medida. Trato de disfrutarla en mayor medida, trato de pasar más tiempo con mis seres queridos, soy más alegre a los ojos de los demás, trato siempre de tener una sonrisa para todo el mundo o un buen gesto, en definitiva, intento que la gente que me rodea sea feliz. Bonito, ¿verdad? Lástima que en esta vida todo tenga dos caras.Cuanto más alegre soy con mis seres queridos, familia y amigos, más sólo me siento, más vulnerable a la soledad. Es algo que noto desde hace tiempo. He pensado mucho en ello, bueno siempre he pensado mucho en todo, ya deberíais de conocerme. Como decía, he pensado mucho en ello, y por ahora la conclusión a la que he llegado es que sea debido al mayor contraste. Cuanto mejor estoy con mis amigos y mi familia, más abandonado me siento entre las cuatro paredes de mi habitación. Pero me niego a renunciar a mis amigos y a mi familia, me niego a dejar de sonreir, a dejar de hacer el payaso. Me niego a dejar de ser como quiero ser. Hace poco me describieron como un niño grande, y la verdad es que no quiero crecer, quiero ser un niño para siempre. Ya sé lo que pensais, el síndome de Peter Pan, pero que sepais que los psicólogos me caen fatal, bueno, no los psicólogos pero si la psicología y la psiquiatría, jamás me gusto que tengan un nombre de una enfermedad para cualquier comportamiento imaginable. Así que cada vez me voy resignando más y más a la soledad que acecha mi cama. Al menos me sirve para actualizar el blog y que tengais algo para leer, que mucho os teneis que aburrir para pasar por él jejeje. Ya sabeis, disfrutad del blog y de mi cibercompañía mientras podais, porque no sé cuanto aguantaré.

Como decía un muy buen amigo mío, nos vemos en los sueños.


Viktor...

Un cuento sobre príncipes

Escrito por viktor 09-03-2008 en General. Comentarios (0)

Un cuento sobre príncipes

Este es un cuento cómo los que se escribían antaño. Un cuento de príncipes y princesas, de dragones y caballeros, de amor y traición, de celos y despecho, de odio y tristeza, de pasión y olvido. Un cuento con principio pero sin final, un cuento para pensar, un cuento para ignorar,  un cuento como la vida real, una mierda de cuento.

Es la historia de un príncipe, un príncipe sin castillo ni tierras, un príncipe sin posesiones, un príncipe sin servidumbre, un príncipe sin blanco corcel, un príncipe sin armadura. Es sin embargo la historia de un príncipe valiente, un príncipe noble, repleto de pasión, de voluntad, de fuerza y ganas de vivir, un príncipe alegre. Un príncipe de un reino olvidado, de ropas humildes y armado únicamente con su espada llamada decisión. Un príncipe sin rumbo, un príncipe sin futuro.

Un príncipe que vagaba por los caminos del recuerdo, a veces llamados olvido, en busca de su destino. Un destino esquivo, un destino burlón que lo llevó a adentrarse en un oscuro bosque. Un oscuro bosque de sonidos extraños, de niebla y de sombras. El príncipe caminaba por un estrecho sendero flanqueado por árboles que seguía hasta un claro situado en las entrañas del bosque. Cuando estaba próximo al claro oyó unos gritos. Paró para oír con atención y oyó la voz de una mujer pidiendo ayuda. El príncipe, presto, desenvainó su espada llamada decisión y corrió hacia el claro. Al alcanzar el claro vio a una hermosa dama sobre su corcel y un grupo de bandidos rodeándolos. El príncipe empuñó con fuerza su espada llamada decisión y golpeó con ella al bandido que tenía más cercano. La espada atravesó con facilidad el tronco del bandido, que cayó al suelo partido en dos. La espada llamada decisión era un arma increíble, forjada con el mineral de la voluntad sobre el yunque del respeto con el fuego de la pasión y enfriada en el agua de la comprensión, afilada cada día con la piedra de la humildad y limpiada a continuación con el paño de la honestidad. El resto de bandidos se percataron de la presencia del valeroso príncipe y cargaron contra él. Llovieron los golpes sobre el príncipe, pero nuestro príncipe los desviaba sin mayor problema con su espada, para acto seguido, contraatacar con todo el peso de su espada y la fuerza de su brazo. En unos pocos segundos tan sólo el cabecilla de los bandidos quedaba para enfrentarse al príncipe. El bandido atacó con furia armado con la daga de los perjuicios pero no consiguió alcanzar al príncipe, que hábilmente esquivo el golpe y se dispuso a poner fin a la contienda, hasta que algo se puso en medio de su trayectoria. Era la princesa que se interponía entre el príncipe y el bandido.

  ¿Por qué? – preguntó el príncipe.

– Sé que lo dejaríais todo por mí. Que me daríais todo lo que necesitara. Haríais que cada día, que cada momento fuera especial para mí, sé que sois generoso y comprensible, que vuestra alma es íntegra y vuestra intención pura y sé que podría ser feliz a vuestro lado, pero…

– ¿Pero qué?

– Pero prefiero partir con el bandido, el bandido que me ha hecho daño y que me volverá a hacer daño, el bandido que me utilizará, el bandido que me usará mientras me necesite y que luego se deshará de mí. Pero no se sienta desafortunado valeroso príncipe, en ese momento iré en su busca noble príncipe, y cuando mis heridas hayan sanado le abandonaré para volver con el bandido, para que me vuelva a herir.

El príncipe, descorazonado,  guardó su espada en la vaina de la resignación. Se giró y partió del claro para seguir su camino. Tan sólo se giró una vez para contemplar por última vez a la princesa, intentando entender el porqué, algo que jamás logró comprender. Siguió su camino con la esperanza de que el tiempo pasara rápido y la bella doncella volviera a sus brazos, aunque sólo fuera para lacerar su dolorido corazón y abandonarle después. Todo un tormento que pasó inadvertido, ya que ninguno se fijó en aquella lágrima que recorría su mejilla, una única lágrima que se quedo clavada en lo más profundo de su alma.

Pero nuestro príncipe no cesó en su viaje, y con un paso tras otro retomó su viaje, con  una carga mayor que la que tenía al entrar en el bosque, puesto que el dolor adquirido que acuchillaba su corazón pesaba más que la esperanza que en aquel claro quedó abandonada. El príncipe partió del claro pensando que le depararía el futuro, cuanto más dolor le esperaba.

Y así el príncipe siguió su camino y abandonó el bosque, siguiendo la estrella de su destino, aquella estrella que se reía de su suerte, en busca de aventuras y desventuras, en busca de dolor y tristeza, en busca de su hado.

Viktor...

Los ecos de mi alma

Escrito por viktor 25-02-2008 en General. Comentarios (0)

Los ecos de mi alma

 

En ocasiones pienso que la gente huye de mí. Puede que sea un ser con un extraño aura que repele a la gente. Gente que huye de mí. Una persona a la que hay que rehusar, a la que hay que esquivar, de la que hay que alejarse. Siento como mucha gente se aleja de mí, esa es la palabra, alejar. Poco a poco se van distanciando, van desapareciendo entre la espesa niebla que parece ser que me rodea. Cada vez estoy más seguro de que hay algo en mí que no funciona. Muchas veces trato de culpar al mundo, pero parece ser que el que no funciona correctamente soy yo. Me cuestiono qué es lo que me depara la vida, una vida de soledad es lo que acude a mi mente. Soledad, vacío, la nada inundando mi vida, corrijo, hace tiempo que mi mundo se inundo de soledad, pero parece que el nivel de las oscuras aguas no deja de subir. Oleadas de vacío que se acercan desde la lejanía, que vienen y arrastran todo lo que hay, o al menos lo harían si quedase algo en mi interior. Soy un ser vacío, no digo que esté carente de emociones o de lazos afectivos, si no que en estos momentos me siento sólo, aunque creo que siempre me he sentido sólo, en mayor o menor medida… En muchas ocasiones he meditado con detenimiento qué es lo que me ha convertido en lo que soy. Nunca me ha llegado a gustar aquello que soy. De alguna manera me he ido moldeando siguiendo la imagen de lo que me gustaría ser que tenía en mi mente. Cuidando de obtener aquellas cualidades que creía importantes para ser aquello que busco. Cuidando de obtener aquellas virtudes que creía importante para no estar sólo. Estoy harto de estar sólo, de despertarme abrazado a la almohada a falta de una persona a la que tener a mi lado. Una persona a la que abrazar, a la que acariciar, a la que besar, a la que no dar explicaciones, que me entienda sin tener que dar aclaraciones, que me ayude sin tener que pedir auxilio a gritos. En fin, hay tantas cosas que deseo y tan pocas que se cumplen… Comienzo a creer que sin sueños llegaría a ser más feliz, rectifico, menos infeliz. Estoy harto de esperanzas no contestadas, de ilusiones desgastadas, de fantasías que acaban ahogadas en el fondo de un botellín de cerveza. Concluyendo, que estoy harto de esta vida insulsa, carente de alicientes, falta de significado, de metas, de propósitos, sin objetivos, sin finalidades. Estoy harto de este mundo gris, de matices difuminados por la naturaleza vil y despiadada del ser humano, de sombras y neblinas embusteras, un mundo de tinieblas repleto de seres despiadados donde un romántico no tiene cabida. Definitivamente no pertenezco a este mundo, tendré que partir en su búsqueda, y sólo espero llegar a encontrarlo algún día, aunque sólo sea para morir agonizante nada más pisarlo.

 

Mientras el corazón late, ni las penas son tan graves, ni las alegrías tan fantásticas… El problema es cuando deja de hacerlo, cuando la sangre deja de fluir por las venas, cuando tu mundo deja de girar, cuando el universo se para.

 

Viktor...