La Sombra del Alma

Roto

http://viktor.blogspot.es/img/Espejoroto.jpg 

 

Roto

 

Me hundo, me hundo y no quiero salir a flote. Estoy cansado de luchar, de intentar arreglar las cosas. Sólo quiero dejarme llevar, sumergirme en el pozo en el que me hallo y descender a los oscuros confines del olvido. Estoy harto de sufrir, estoy cansado del dolor, sólo deseo que todo acabe, que tenga un final, ya ni siquiera quiero que sea un buen final, simplemente que se acabe. Hace tiempo que las fuerzas me flaquean, y mi mente está agotada, no puedo pensar con claridad, en mi mente no hay más que siluetas borrosas, en ocasiones ni siquiera consigo discernir nada entre el caos que rige mis pensamientos. No pienso con claridad, no actúo con determinación, simplemente vago por el mundo intentando hallar mi camino, y cada vez estoy más perdido, más confundido, y no sé cómo salir de esta espiral de autodestrucción. Ahora mismo mi alma está rota en pedazos, tirados en los rincones de mi ser, y no sé cómo volver a juntarlos, cómo volver a ser lo que era, lo que una vez fui. Me siento sólo, me siento abandonado, joder, sólo quiero que mi cabeza se calle, que deje de recordarme el pasado, que me deje de gritar que no hay futuro, sólo quiero silencio, poder descansar en paz, poder recuperar fuerzas, dormir y no despertar, sólo quiero llorar, vaciarme, dejar mi alma al desnudo, buscar cada pedazo roto y volver a montar mi espíritu. Me estoy volviendo loco, cada día un poco más, y sólo puedo esperar. No puedo hacer otra cosa, esperar, quiero que esto pase, quiero que no sea más que un mal sueño, quiero retomar mi vida, ser el dueño de mi destino, no quiero estar a expensas de nadie, no quiero empezar algo que nace con fecha de caducidad. Últimamente siempre tengo frío, frío en el cuerpo, y frío en el alma. Mi vida carece de motivaciones, de un destino al que dirigirme, no hago más que sentirme como un perro, un perro apaleado, en busca de un refugio para pasar la fría noche en la que me hallo sumido, y tengo la sensación de que cada vez que encuentro un lugar donde guarecerme, me echan a patadas del mismo y no quiero aguantar más palos, no puedo aguantar más palos, no puedo resistir, estoy roto, no soy más que un juguete roto, y cuanto más me intento arreglar, más quebrado acabo y ya no puedo soportarlo, quiero tirar la toalla, quiero abandonar, he perdido, estoy derrotado, lo admito, no soy nada, no soy nadie, ahora sólo dejadme descansar por favor, sólo dejadme tranquilo, quiero irme a mi rincón a lamerme las heridas de mi alma, con la esperanza de que las cicatrices no sean lo suficientemente profundas, pero ahí están todas las marcas, grabadas a fuego en mi interior, recordándome cada uno de mis fracasos, cada tropiezo, cada caída. Estoy cansado ya, demasiado, quería olvidar y lo logré, durante un breve tiempo, durante unas pocas horas olvidé, olvidé todo, y al despertar, la realidad me ha golpeado con más fuerza todavía. Me he dado cuenta de que de nada sirve olvidar, si luego recuerdas, porque esos recuerdos han sido más intensos, más brutales, así que si pensáis olvidar, que sea para siempre, es una lección que he aprendido recientemente…

 

Viktor...

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: