La Sombra del Alma

Incertidumbre

Incertidumbre

Llevo todo el día con una sensación extraña. Me encuentro alterado en cierto modo, nervioso, no puedo acabar de estarme quieto, y no sé exactamente a qué se debe, aunque intuyo que algo tiene que ver con esta pasada noche. Diría que tengo miedo a volver a experimentar de nuevo esa sensación, pero no se trata tanto de temor, es más una incertidumbre. Quizás una mezcla de ambas. Siempre solemos temer aquello que desconocemos, pero en este caso se trata de algo más. Algo que me inquieta, que no me deja estar en calma, y me está afectando, como si algo no fuera bien y no acabara de saber de que se trata... Me siento irascible, todo lo que pasa a mí alrededor me molesta, cada vez que contesto siento como un tono de reproche y enfado tiñen cada una de mis respuestas. Y lo peor de todo es que soy consciente de ello, nada más acabar cada frase reconozco ese tono de recriminación gratuita, nada más terminar de pronunciar la última palabra identifico ese matiz de molestia y no lo puedo evitar. Intento calmarme, respirar hondo, pero sigo sin poder relajarme... Y odio sentirme así, odio no poder tener el control sobre mí mismo, y temo, temo que por culpa de un estado alterado pueda hacer daño a alguién, siento que debo cuidar mis palabras para no dar una contestación salida de tono, para no hacer daño a la gente que me rodea, de algún modo me siento como una bomba andante cuya cuenta atrás no sé cuando finalizará. Siento que debo alejarme del mundo y esperar a que esta sensación pase, simplemente dejar que el día de hoy pase, que un nuevo día llegue y hasta entonces quedarme encerrado en un búnker viendo pasar las horas, tan sólo esperar a que vuelva la calma. Pero todavía queda mucho día por delante, algún que otro compromiso con el que cumplir, quizás el entrenamiento de la tarde me tranquilice, el ejercicio siempre me suele ayudar a sobrellevar cualquier adversidad, y se hará otra vez de noche, y tendré que volver a mi cama. Me gustaría que me susurrasen al oído que no es nada, que todo está bien, que tan sólo cierre los ojos y me deje llevar. Dormirme abrazado, con los latidos de su corazón resonando en mis oídos, invitándome a iniciar un viaje hacia mis sueños acompañado del perfume de su piel. Pero me temo que no será posible, así que tan sólo podré dejar que pase el tiempo y un nuevo día llegue y mientras, me hallo dividido, parte de mí quiere que llegue la noche, para poder descansar y que todo vuelva a la normalidad, y otra parte de mí desea no volver a dormir más, lo que está claro es que tarde o temprano, el día llegará a su fin, y mañana, mañana será otra historia...

Viktor...

Comentarios

Hola Victor escribes muy bien, me senti identificada con tu relato de incertidumbre ya hace muchos dias que me siento asi y no logro salir de ese estado que mal verdad?...odio sentirme asi y tratar de hacer algo sin poder seguirme sintiendo de la misma forma. Te seguire leyendo ya que no tengo la habilidad de poder plasmar con tan bonitas frases lo que siento. cuidate!!

Añadir un Comentario: