La Sombra del Alma

Paso a paso

Paso a paso

Acaba de anochecer, todavía no es noche cerrada y se puede percibir como se perfila el contorno de los árboles al lado del camino. La temperatura comienza a bajar, mientras mi cuerpo empieza a entrar en calor. Mi respiración marca el fluir de mis pasos, siento el aire frío entrar en mi ser y calentarse para luego ser exhalado. Mis piernas ya han dejado de quejarse, ahora sólo se trata de seguir. La música que resona en mis oídos ayuda a evadirme todavía más. No soy consciente de mis pasos, no soy consciente del camino, sólo de mi mente que vaga de pensamiento en pensamiento, saltando entre ellos, sin pararse en ninguno de ellos, y al final, por fin se hace el silencio en mi mente, sólo dejo que mi cuerpo siga el camino, y en este momento entro como en trance, mi mente desconecta, deja de pensar, deja de darle vueltas a todo, tan sólo descansa, tan sólo calla, y me siento bien, me siento tranquilo, me siento en paz conmigo mismo. A la vuelta me espera todo de nuevo, pero todavía me queda un buen rato para llegar, todavía me queda un buen rato de sosiego, y cuando llego y paro, a pesar de llegar cansado, de llegar sin aliento, de sentir como el aire frío no llena mis pulmones, como mis piernas arden, a pesar de todo ello, al llegar, mi mente vuelve a encenderse, se pone otra vez en funcionamiento y todo vuelve a ser como al partir...

Viktor...

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: